Soller - Monnaber - Biniaraix





Viernes 01/05/2009, día del trabajador.

Hace tiempo que tenemos una ruta entre ceja y ceja, más bien una bajada, porque la ruta no la teníamos del todo clara, se trata del Barranco de Biniaraix. La semana pasada ya quedamos en que este viernes lo intentaríamos.

Además a mitad de semana vimos esto en la Web de los Toys y se nos hizo la boca agua. Por cierto que conozco al que va delante, Fidel de Ibiza, es coleguilla de mi época en la UIB (tío te pego un toque la próxima vez que vaya para Ibiza, a ver si me enseñas a bajar).

Lo primero era confeccionar la ruta, yo había hecho el barranco de subida no hace mucho (a pie, que quede claro), por lo que podía guiar al resto desde los embalses al inicio del barranco (fácil, todo recto), lo que no tenía ni idea era como llegar desde Soller hasta los embalses (sin subir por el barranco, está claro).
Después de una semana de búsquedas por Internet, y charlas con Rafa parece que lo tenemos todo claro. Por cierto que Rafa no puede venir esta vez, por eso nos vemos obligados a buscarnos la vida con la ruta. Además he recuperado la Pda que uso como Gps, no es más que un móvil con una antena SIRF 3 (por lo que aguanta muy bien la señal dentro de los bosques y zonas cerradas) al que he metido el Compe de forma que puedo seguir un track previamente cargado, no es lo mismo que un Garmin pero da el pego, aunque tiene sus limitaciones, sobretodo con la duración de la batería. La idea era utilizarlo solamente en los cruces en los que hubiera dudas.

Al final vamos a hacer: Soller – Biniaraix – Monnaber – Embalses – Coll de l´Ofre – Biniaraix.


Quedamos a las 8:00 en la gasolinera que hay antes del túnel de Soller, desde la carretera se ve que la cosa está muy fea, está lloviendo y hay unos nubarrones muy negros encima de la Tramuntana. Antes de salir miré la predicción para Soller y daba lluvia toda la mañana, a excepción de un claro entre las 10:00 y las 11:00.

Llego el primero a la gasolinera pensando que nadie se va a presentar viendo el día como está, pero poco a poco van apareciendo, al final somos 10, ya que se han unido al grupo unos amigos de Toni. Entre risas y presentaciones vamos mirando al cielo que a cada momento está más negro, yo lo tengo muy claro, así no se puede salir, hablo con Ángel y Javi y parece que piensan como yo. Toni, que tiene más moral que el Alcoyano habla de que en Soller hay un microclima y que es posible que allí no llueva, el caso es que el resto nos dejamos engañar y atravesamos el túnel dirección Soller. El microclima de Soller se parece mucho al que hay antes de atravesar el túnel, jejejej, vamos, que hace el mismo día de perros a un lado y al otro.

Aparcamos y bajo del coche con la idea de meterme en un bar a esperar, cuando veo que el resto empieza a sacar las bicis de los coches, coño!!, ¿al final vamos a salir?, ¿con el día que hace?, pues nada, será cuestión de hacerse el macho y tirar para adelante.

Al final los valientes somos: Ángel, Toni, Javi, Carlos, Xisco, Tom, Mauricio, Paco, Jaime y yo. Y las valientes: una Mondraker, dos Lapierre, una Orbea y el resto Specialiced (eso creo, por lo menos eran mayoría).

Estamos todos preparados, cuando alguien suelta:
- “¿quien es el guía?” y todos me miran.
- “¿yo?”, no jodáis, que nunca la he hecho y solo he visto el track en Google Earth ... no se cómo me meto en estos líos.

Según las indicaciones de Rafa solo hay que tirar hacia Biniaraix, buscar el lavadero y desde ahí coger la carretera que sube hacia la izquierda, parece fácil, pero aún así tuvimos que preguntar un par de veces.

Una vez en el lavadero empezamos a subir, en seguida el grupo se rompe, Paco y Ángel por detrás, el resto delante y yo haciendo la goma hasta que al final no puedo más y me quedo en tierra de nadie.

No me veo muy bien, no cojo ritmo y Ángel me recupera y se pone a rueda, llegamos a un cruce, la carretera sigue recto, hay un sendero que sale hacia la derecha y una flecha pintada en el suelo que apunta al sendero. No se que han hecho los de delante pero nosotros esperamos a Paco y tiramos hacia la derecha, avanzamos medio kilómetro antes de darnos cuenta de que nos hemos equivocado. Ya en la carretera de nuevo seguimos subiendo, ahora me veo algo mejor y me voy yendo, al rato llego a un nuevo desvío donde espera el resto del grupo.
Esperamos un rato y Ángel no viene, le llamamos y resulta que ha pinchado, lo más raro es que lo ha hecho subiendo, en carretera, y con una cámara con líquido antipinchazos.

Cuando llega nos planteamos seriamente lo que hacer, no ha parado de llover en toda la subida, estamos calados y ahora empieza a soplar el viento. A punto de darnos la vuelta alguien dice “enga, vamos p´arriba” y todos le seguimos como lemmings (que poca personalidad, nos falta un guía como Rafa que ponga algo de orden). En seguida llegamos a la entrada del bosque y el terreno cambia, dejamos la carretera para entrar en una pista con bastante piedra suelta, pero totalmente ciclable. El grupo va ahora mas compacto, hay muchos desvíos y nos tenemos que parar cada poco a mirar el Gps, por cierto que acabo hasta la gorra de tener que parar, quitarme la Camel, sacar el Gps, mirar si vamos bien, guardar el Gps, ponerme la Camel y volver a montar. Además estos cabrones no esperan y salen antes de que me dé tiempo a montar por lo que voy el último todo el rato, al final cambio de táctica y no les digo el camino hasta que me he montado, jejeje, como mola que te esperen, además les ves en la cara que están pensando: “que diga que es para abajo”, jejeje, pues no, esta vez era para arriba.

Así poco a poco llegamos a la carretera que lleva a los embalses.
La idea inicial era seguir por carretera hasta los embalses para luego bajar por el barranco, pero como está el día es mejor no hacerlo por ahí. Hay pocas opciones, podemos tirar a la izquierda para llegar por carretera hasta Soller, o podemos darnos la vuelta y bajar por el bosque. Dicho y hecho, bajamos por el bosque.

El tema está algo delicado, muy resbaladizo, así que cada uno va a su ritmo, hasta que volvemos a enganchar con la carretera que lleva a Biniaraix. Una vez en la carretera Toni se pega una vacilada en una de las curvas, se pone primero antes de entrar, tumba demasiado, se le va de atrás y mantiene la derrapada sin poner pie haciendo un 180º perfecto. JAJAJAJA, empezamos a partirnos el culo (es que además lo ha hecho sin querer delante de todos), de repente llega Ángel que también derrapa pegándose una buena leche, además no ha conseguido descalar y la pierna se le ha ido a una posición algo forzada, se nos corta la risa de golpe. Al final no es nada, un tirón muscular en la pierna fruto de la posición forzada (Ángel tenemos que practicar esa flexibilidad de piernas, jejejej), y la moral algo dañada. Tío cambia ya esas cubiertas que no te dan más que disgustos.

Recuperados del susto tiramos para abajo llegando a Biniaraix y desde ahí hasta Soller.

Conclusión: Buena salida a pesar del tiempo y de no poder hacer el barranco. Mucha agua y muchas risas.




DistanciaTiempo DesnivelIBP
30.4 Km4:18 Horas910 Metros69CB

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con tu conclusión: mucha agua y muchas risas... pero sobre todo agua!! Mis guantes siguen empapados, yo creo que no los salvaré...
Saludos!!

Xisco.

espel168 dijo...

Genial colegas!!! Por unas gotas de nada os rajais!!! está claro que falta alguien que os de caña, ja ja ja.... así no se puede ir superarndo uno.... aunque sea a base de batacazos. Mejor para mi, que la haré con vosotros o antes ¿quién sabe? Saludos y fuerza.
Ha escrito; Rafa

Jauja dijo...

Eh eh eh, quien ha dicho que nos rajáramos? simplemente elegimos la mejor opción :).

Por cierto, ¿tienes ya ruta pensada para el sábado? se me está ocurriendo una muy buena (Ángel no leas esto): Establiments - Bunyolí - Antenas - Maristela - Esporlas - Cami de Pescadors - Volta des General - Camí des Correu - Esporlas - Establiments.
He de darle una vuelta, aún no se como sale de kilometraje y tiempos.

Un saludo.