7º Volta a Menorca en Btt. Dia 0: Dice Murphy que se viene

LLegó por fin la última semana antes de empezar la vuelta a Menorca, después de varios meses de espera y preparación ya está aquí. Y no podía empezar peor, me levanto el martes con la rodilla hinchada, mierda!! tres meses entrenando para llegar en forma, saliendo tres días a la semana sin ningún problema y justo unos días antes de empezar se me hincha.
Decidí relajarme un poco, no hacer nada en toda la semana y el jueves me fui a ver a Joan Nadal, el fisio que me hizo la rehabilitación después de la operación. Me tranquilizó un poco, me redujo algo la hinchazón y me dijo que podía rodar en Menorca pero sin forzar mucho y que así como me fuera encontrando decidiera qué hacer el resto de días.

El viernes cogíamos el barco de Iscomar a eso de las 16:30 por lo que quedé con Ángel y Salva por la mañana para empezar a cargar todo en los coches y tirar hacia Alcudia. La idea era meter dos bicis en mi coche y una en el de Ángel, pero Murphy tenía otros planes: al intentar tirar los asientos hacia adelante me quedé con el tirador en la mano.
- ¿Hoy?!!! ¿te tienes que romper hoy? jejejej.
Acabé metiendo la bici como pude en el asiento trasero y las ruedas y maletas repartidas entre el maletero y el asiento del copiloto. Recojo a Salva y Ángel, cargamos el resto de bicis y nos vamos hacia Alcudia donde nos metemos el primero de muchos platos de pasta que comeremos en los próximos días.

Angel iba algo precupado por el tema del barco, nunca había cogido uno y no sabía como le iba a afectar. Media hora después de zarpar sus temores se hicieron realidad, el mar estaba muy picado y empezó a sentirse mal, tanto que acabó arrojando toda la pasta por la borda (a la mierda la carga de hidratos). Ahora nos reimos pero la verdad es que lo pasó muy mal, bajó del barco que parecía que iba borracho perdido.
Una vez en Menorca nos vamos directos a recoger el dorsal, parecía que Ángel se empezaba a recuperar pero no fue así, tuvimos que aguantarlo (literalmente) entre Salva y yo mientras daba sus datos, jejeje, la chica que le dió el dorsal no sabía si dárselo en la mano o tirárselo desde lejos. Al coger de nuevo el coche para ir hacia Sant Tomás la cosa empeora y acabamos tirados en una cuneta de la carretera. Un rato más tarde (lo que se tarda en vomitar todo lo que uno lleva uno dentro) conseguimos convencerle para que se montara de nuevo y llegamos al apartamento donde nos espera la casera para darnos las llaves.

Bueno, solo queda montar las bicis, cenar algo y a dormir. Con las dos primeras bicis no hay problemas pero en la de Salva falta algo, a ver, ¿que puede ser? cuadro ok, ruedas ok, manillar ok, sillín ....... ehhhhhhhh, ¿y el sillín? mierda!!! ni sillín ni tija, jejejej, poco a poco Salva fue recordando que lo había apoyado en una verja debajo de su casa mientras cargaba su bici en el coche de Ángel, pues ahí debe seguir. En fin, menos mal que sobraba una cama porque sinó a Murphy le habría tocado el sofá y luego a ver quien lo aguanta sin dormir.

4 comentarios:

Jaume dijo...

Y menos mal que había borda, la que monta si llegáis a ir con Balearia. ¿No le hablásteis de la biodramina?

Jauja dijo...

Lo mejor es que se tomó una biodramina antes de salir, pero nada, ni por esas.

salva dijo...

Corrijo, se tomo dos

Jauja dijo...

Se tomó dos? a ver si va a ser sobredosis.