Un Vietnam




Sábado 28/01/2012.

A principio de semana había medio quedado con Kapax para hacer una ruta por Valldemossa, tengo esta zona muy descuidada, solamente he hecho la subida de Els Cairats y la del Pla d´es Pouet y ninguna me motiva en exceso, una por dura, con rampas infernales que te cogen casi frío y la otra porque representa bastante pateo. Lo que propuso Kapax tenía mejor pinta: Valldemossa - Deià sin subidas importantes y a través de una ruta bastante rodadora.

La cosa se fue enfriando y a final de semana se volvió a activar, aunque con la duda del tiempo ya que daban mucha lluvia para el sábado y el domingo. Sólo puse dos condiciones: estar de vuelta en el coche a eso de las 14:00 y que no hubiera mucho pateo.

La mañana del sábado amanece fría y lluviosa, con algo de sueño y mucho frío pongo rumbo a Valldemossa donde llego a eso de las 8:35, 5 minutos más tarde de lo acordado. Ahí esperan Jaime (Kapax), Jose (Fibras) y Toni (Torito). Al verlos me asalta una duda y así se la planteo a Jaime:

- Oye aunque hayan venido estos dos ¿la ruta sigue siendo sin pateo no? (es que los conozco).
- Si, si. No te preocupes, la ruta no cambia.

Ok, pues nada, nos ponemos en marcha bajo una leve lluvia por carretera. Así son los primeros Km, por asfalto, hasta que tomamos el camino que nos acerca a la Ermita de la Trinidad, luego hasta las Ermites Velles y por último hasta un mirador desde donde se puede observar Sa Foradada.


Hasta aquí todo iba bien, todo ciclable, pero poco a poco nos metimos en un jardín. Buscábamos un paso hasta una pista que tenía que estar delante nuestra pero a la que no había forma de llegar, Kapax ya había pasado por aquí pero no recordaba exactamente el camino, al final erramos y tiramos hacia arriba, bici a la espalda remontando una ladera por terreno bastante complicado donde uno de nosotros, no diré nombres (FIBRAS, jejejej), empezó su particular rosario de caídas, a cual más tonta y todas ellas de parado y con la bici a cuestas (no sé cuantas hubo, después de la séptima dejé de contar). Subimos un trecho, llaneamos y volvimos a bajar dando con la pista que buscábamos.


Bueno, ha habido más pateo del esperado pero ya estamos en la pista, ahora a disfrutar. Pues no, Jaime sigue con dudas, ahora hay que encontrar un paso que nos enlaza con los Cingles de Son Rullán. Seguimos la pista hasta que acaba en un paso con una verja y un palé de madera, Jaime duda y suelta: - Por aquí no, ya vine una vez y es un Vietnam (Jerga: pateo seguro por sitios chungos donde hay que pasar con la bici al hombro).

Pues nada, nos damos la vuelta y buscamos otro paso, Jaime deja la bici y remonta ladera arriba, al rato vuelve y suelta:
- He encontrado un paso pero no podemos ir, Jose no puede subir por ahí.
- Queeeeee!!!!!!!!!!!!! (jejejejejej, que mamón).

Una de dos, o no me conoce y piensa que al decir eso nos daremos la vuelta o me conoce demasiado bien y sabe que al hacerlo me ha picado para subir. Sea como fuere, acabamos subiendo, jejejej. Eso sí la cosa es chunga, bici a la espalda y paso por sitios estrechos y con muchas complicaciones. Una hora después (no me he equivocado, 1 hora) damos con la bajada de los Cingles.

Bajamos un poco pero el timing de la ruta se ha ido a tomar viento así que decidimos volver hacia Valldemossa por el mismo sitio por el que deberíamos haber venido, intentando encontrar el paso que Jaime no llegaba a recordar y que nos habría quitado casi todo el pateo. Y lo encontramos, y la sorpresa fue muy grande, nos dimos de frente con una verja y un palé de madera, jajajajajajaj, casi matamos a Jaume y su Vietnam, habíamos estado a dos metros del camino correcto y en lugar de cogerlo nos habíamos ido ladera arriba más de una hora. En fin cosas que pasan.

Pero aún no habíamos acabado, también intentamos encontrar el paso a la primera pista, en la que habíamos empezado el pateo al no encontrarla, pensábamos que lo habíamos hecho pero nos dimos con una sucesión de barreras a cual mas alta y con más alambre de espino. Mal rollo, sin quererlo habíamos vuelto a liarla, ahora sólo queríamos volver a la carretera de Valldemossa a Deià que teníamos unos metros más abajo y decidimos bajar "fora pistes" donde yo también caté el suelo un par de veces.

Acabamos dando al lado de unas casas donde sólo una última barrera nos separaba de la carretera. Fibras fue el primero en saltar, justo en ese momento los perros de la casa cercana empezaron a ladrar y el resto de "valientes" saltaron la verja rápidamente, y las bicis!!!! jajajaj, que mamones, han saltado todos y me han dejado a mi pasando las 4 bicis.
Menos mal que los perros debían estar atados y que no había nadie en la casa.

Esto se acaba, unos Km de carretera y llegamos de nuevo al coche. En total 16 Km en casi 5 horas, un record!!.

Revisando el track con calma, en frío, se ve que cometimos muchos errores. Realmente puede salir un buena ruta, sin pateo, que enlace Valldemossa y Deià en poco más de una hora. Jaime, cuando quieras la repetimos pero esta vez montados en la bici, jejeje.

Pd: esta vez no hay mapa, no quiero que a ningún pobre desgraciado le de por seguir el track y ande perdido todo el día por la montaña.




DistanciaTiempo DesnivelIBP
16,78 Km4:42 Horas689 Metros48BB

3 comentarios:

Jaume Croix dijo...

Madre mía, que datos más penosos, pero te tomo la palabra en lo de repetirla como toca.
Pero lo que ayuda ir con compañeros como vosotros no tiene precio.

Miquel dijo...

Ay, ay, ay!!! ¿que llevais las bicis de llavero? últimamente solo os veo en las fotos pateando!!!... es broma, jeje. A ver si coincidimos pronto! saludos

Jauja dijo...

Hola Miguel.
Tienes razón macho, repaso las últimas crónicas y casi en ninguna foto vamos montados, jejejej.

Además estoy pervirtiendo a Jaime, ya no querrá volver a hacer rutas rodadoras por "el Pla", jejjejejej.

A ver si es verdad que coincidimos un día.

Un saludo.